El Fusil de Juyá. Cuento Wayúu.

Fusil Antiguo

En la alta Guajira aprovechan todos los recursos de la tierra. Con los frutos de los cactus se preparan deliciosas bebidas y aún licores de buena calidad y sabor, dejándolos fermentar, generalmente en vasijas de barro. El Wayúu, en su agradecimiento a Juyá (el Dios de la lluvia, o Dios en general, también llamado Maleiwa), que genera las cosechas, el verdor de la tierra y que pone gordos a todos los animales, le brinda tragos cuando descansa en las horas postreras del día, tomando de su nuevo licor.

Una vez unos hombres tomaron mucha bebida fermentada, de manera que quedaron ebrios. Antes de tomar cada trago, elevaban su totuma y ofrecían un trago a Juyá. Al final de la noche, habían bebido tanto, que también Juyá se encontraba un poco mareado. Aturdido como estaba, marchó al cielo su casa, y dejó olvidado su fusil en la tierra de los Wayúu.

Al día siguiente un Wayúu encontró aquél aparato enorme: un fusil antiguo como de doce metros de largo. No pudo levantarlo para llevarlo consigo y enseñarlo a su familia, de modo que se fue a su casa, solamente diciendo que había encontrado el fusil de Juyá en una llanada. Con mucha curiosidad, los Wayúu se levantaron para ir con él para ver un objeto tan curioso, pero la lluvia los detuvo, con mucho viento y truenos. Remolinos de agua se agitaban por todos lados, de modo que regresaron a sus casas atemorizados: Era Juyá que había vuelto un poco molesto a recoger su fusil. Por la mañana, después de una larga noche de aguacero, volvieron a ver si lograban avistarlo, pero no encontraron más que una inmensa laguna de forma muy alargada, de varios cientos de metros de extensión. Allí está y ahí pueden contemplarla, es la laguna del fusil de Juyá. Todos los años, en la temporada de lluvias se llena de agua, cuando Juyá viene a marcar el ciclo del maíz, de los frijoles y de los pastos, a engordar a los chivos, los ovejos, los burros y los caballos, y a llenar de alegría a los Wayúu.

Compilado por Juan Carlos Viloria, Relatado por Segundo Ipuana (Segundo González). Estado Zulia. Venezuela. Agosto de 2010.

La imagen al comienzo del texto es un derivado de la imagen del Rifle Baker Antiguo, originalmente publicada en Flickr.


Los comentarios están cerrados.